Oms

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud

http://www.youtube.com/watch?v=dDwOBKBMbA4

* Para el bienestar de la nueva madre, un miembro elegido de su familia debe tener libre acceso durante el parto y todo el periodo postnatal. Además, el equipo sanitario también debe prestar apoyo emocional.

* Las mujeres que dan a luz en una institución deben conservar su derecho a decidir sobre vestimenta (la suya y la del bebé), comida, destino de la placenta y otras prácticas culturalmente importantes.

* El recién nacido sano debe permanecer con la madre siempre que sea posible. La observación del recién nacido sano no justifica la separación de su madre.

* Debe recomendarse la lactancia inmediata, incluso antes de que la madre abandone la sala de partos.

* Algunos de los países con una menor mortalidad perinatal en el mundo tienen menos de un 10 % de cesáreas. No puede justificarse que ningún país tenga más de un 10-15 %.

* No hay pruebas de que después de una cesárea previa sea necesaria una nueva cesárea. Después de una cesárea debe recomendarse normalmente un parto vaginal, siempre que sea posible una intervención quirúrgica de emergencia.

* La ligadura de las trompas de Falopio no es una indicación de cesárea. Existen métodos más sencillos y seguros de esterilización tubárica.

* No existe evidencia de que la monitorización fetal rutinaria tenga un efecto positivo sobre el resultado del embarazo. La monitorización fetal electrónica sólo debe efectuarse en casos cuidadosamente seleccionados por su alto riesgo de mortalidad perinatal, y en los partos inducidos. Se precisan más estudios sobre la selección de las mujeres que podrían beneficiarse de la monitorización fetal. Entre tanto, los servicios nacionales de salud deberían abstenerse de adquirir nuevos equipos.

* Se recomienda controlar la frecuencia cardiaca fetal por auscultación durante la primera fase del parto, y con mayor frecuencia durante el expulsivo.

* No está indicado rasurar el vello pubiano o administrar una enema antes del parto.

* No se recomienda colocar a la embarazada en posición dorsal de litotomía durante la dilatación y el expulsivo. Debe recomendarse caminar durante la dilatación, y cada mujer debe decidir libremente qué posición adoptar durante el expulsivo.

* Debe protegerse el perineo siempre que sea posible. No está justificado el uso sistemático de la episiotomía.

* La inducción del parto debe reservarse para indicaciones médicas específicas. Ninguna región debería tener más de un 10 % de inducciones.

* Durante el expulsivo debe evitarse la administración rutinaria de analgésicos o anestésicos (salvo que se necesiten específicamente para corregir o prevenir alguna complicación).

* No está justificada la rotura precoz artificial de membranas como procedimiento de rutina.

* Se requieren más estudios para valorar cuál es el mínimo de ropa especial que deben llevar quienes atienden al parto o al recién nacido.

Plan de parto

Estando en la actualidad embarazada y siendo la fecha calculada de mi parto el próximo …… de …………………….. de ………., es mi intención dar a luz en el Centro que me corresponda, dependiente de ese Organismo al que me dirijo.

Que teniendo conocimiento de la manera en que actualmente se desarrolla la cobertura sanitaria y asistencia al parto en los Centros dependientes de ese Organismo, y siendo ésta diferente de la que se propugna en otros medios sanitarios acorde con mi opinión; quiero dejar expresa constancia de las siguientes CONDICIONES bajo las que deseo que se desarrolle mi parto, si no concurrieran en él circunstancias patológicas que excepcionalmente hicieran imposible el cumplimiento de alguna de estas condiciones:

1. Quiero que No se me considere una enferma. El parto es un proceso fisiológico, natural, involuntario y no patológico.

2. Quiero que se respete la expresión espontánea y libre de la naturaleza en mí, sin interferir innecesariamente o por rutina o por protocolo establecido en la fisiología femenina ni en la intimidad necesaria para su buen discurrir.

3. Quiero que No se me practique, sin mi consentimiento expreso:
a) Sondaje vesical.
b) Rasurado de pubis.
c) Analgesia alguna.
d) Anestesia alguna.
e) Episiotomía alguna.

4. Quiero que se facilite mi participación activa como protagonista de mi parto, mediante:

a) El respeto a la deambulación y a las posiciones que elija para parir a lo largo de todo el proceso del parto: preparto, dilatación, pausas, expulsión y postparto.

b) El respeto al tiempo que necesite para parir incluidas todas las pausas espontáneas; sin que se me practique, innecesariamente o por rutina o por protocolo establecido, acto alguno tendente a acelerar o a retardar el parto, tal como el goteo de oxitocina, la ruptura de membranas, la introducción de instrumentos o manos en mi vagina, la tracción del cordón durante el alumbramiento con la placenta todavía adherida…

5. Quiero que se propicie un ambiente adecuado durante el parto mediante:

a) La utilización de una habitación silenciosa, con pocas personas, acogedora, con iluminación tenue, evitando estridencias sensoriales y técnicas, con un mobiliario adecuado y con el instrumental médico guardado excepto cuando se use.

b) Una asistencia al parto respetuosa, íntima y serena.

c) El control externo -No invasivo- durante el parto del estado y de la frecuencia cardíaca de mi hijo.

d) La No realización de exploraciones internas ni innecesarias.

6. Quiero que se dulcifique el nacimiento de mi hijo, mediante:

a) El estar en mis brazos inmediatamente después de nacer.

b) El que No se le corte el cordón umbilical hasta después de que éste haya dejado completamente de latir y una vez escurrida la sangre residual en el cordón hacia su extremo fetal. Sólo entonces se practicará una buena ligadura del extremo placentario del cordón y otra igual de su extremo fetal; cortándolo a continuación y dejando así ambos extremos bien ligados.

c) El que No se le practiquen manipulaciones innecesarias tendentes a estimular el inicio de la respiración, tales como la aspiración de mucosidades y otras.

7. Quiero estar acompañada por las personas que desee, especialmente por el padre del bebé, durante el preparto, el parto y el período posterior al mismo.

8. Durante el tiempo que dure mi estancia con mi recién nacido en el Centro, quiero que:

a) Pueda dar el pecho al bebé desde el primer momento de su vida sin horarios ni restricciones.

b) Pueda permanecer el bebé permanentemente en contacto con mi cuerpo sin horarios ni restricciones.

c) No se separe al bebé de mi lado para ninguna manipulación: aseo, lavado, examen, prueba…, sin mi consentimiento expreso.

d) No se le administre al bebé ningún tipo de vacuna.

e) No se administre al bebé ningún colirio oftálmico ni ningún otro medicamento preventivo o curativo sin presentar el bebé signos patológicos y sin mi consentimiento expreso.

f) No se practique al bebé ninguna prueba invasiva, diagnóstica o terapéutica, sin mi consentimiento expreso.

g) No se coloque en la boca del bebé chupete alguno.

h) No se administre al bebé alimento ni biberón alguno, sin mi consentimiento expreso.

i) Existan en dicho Centro y en su medio ambiente interno las condiciones adecuadas de higiene y asepsia.

j) No se nos exponga, como personas No enfermas que somos, a la proximidad ni al contacto con vectores de enfermedades infectocontagiosas, sobre todo de aquellas denominadas hospitalarias.

k) Ese tiempo de mi estancia sea lo mas breve posible.

9. En el caso de que el parto fuese múltiple, quiero que:

a) Se respete el tiempo total del parto incluidos los intervalos espontáneos entre las salidas de cada gemelo, sin realizar exploraciones internas innecesarias ni repetidas y sin realizar acto alguno que pueda alterar la duración de esos intervalos o del resto del parto.

b) Pueda dar el pecho a los recién nacidos sólo inmediatamente después, nunca antes, del nacimiento de todos ellos.

c) Se cumplan todas las condiciones anteriores si no surgiese una patología asociada que hiciese imposible el cumplimiento de alguna de ellas. Tal incumplimiento nunca será por rutina o por protocolo establecido o de modo innecesario.

10. En el caso de que el bebé fuese prematuro, quiero que:

a) El bebé permanezca a mi lado, si no presentase una patología asociada que hiciese esto imposible.
El modo de permanecer el bebé a mi lado, será en contacto su piel con la mía todo el tiempo día y noche, protegido el bebé por un gorro, otras prendas y una bolsa sujeta a mi que permita este contacto; estando ambos en una habitación sobrecaldeada y pudiendo amamantar libremente al bebé de acuerdo con sus necesidades.

b) Si el bebé precisase una incubadora y no estuviese en una situación de emergencia clínica, se instale una incubadora en mi misma habitación sobrecaldeada para alternar la incubadora con la bolsa descrita anteriormente, hasta abandonar progresiva y paulatinamente la incubadora.

c) Se cumplan todas las condiciones anteriores si no surgiese una patología asociada que hiciese imposible el cumplimiento de alguna de ellas. Tal incumplimiento nunca será por rutina o por protocolo establecido o de modo innecesario.

11. En el caso de que no hubiese ninguna otra alternativa posible y surgiese la necesidad imperiosa de practicarseme una cesárea, nunca por rutina o por protocolo establecido o innecesariamente, quiero que:

a) Se me practique una anestesia que no afecte al estado de alerta ni a la conducta del bebé y que al mismo tiempo me permita vivir el nacimiento de manera consciente.

b) El padre del bebé me acompañe en el quirófano, para poder comunicarnos y disfrutar ambos con el bebé desde el primer momento del nacimiento y sin interrupciones.

c) El bebé se coloque encima de mi pecho desde el primer momento del nacimiento para permitirle, mientas se termina la cesárea, adaptarse a este mundo exterior y a continuación engancharse a mi pezón, comenzando así la lactancia.

d) No se separe el bebé de mí, en ningún momento, y me acompañe en la vuelta a mi habitación.

e) Se cumplan todas las condiciones anteriores si no surgiese una patología asociada que hiciese imposible el cumplimiento de alguna de ellas. Tal incumplimiento nunca será por rutina o por protocolo establecido o de modo innecesario.

12. Dado el espíritu de facilidad, de no intervención y de no interferencia de las condiciones aquí expuestas, es totalmente obvio -al igual que en otros centros bien dotados dependientes de ese Organismo al que me dirijo- que en el Centro que en la fecha de hoy me corresponde para dar a luz, se puede y se debe desarrollar mi parto en las condiciones aquí expuestas. Por ello:

a) Quiero dar a luz en el Centro que en la fecha de hoy me corresponde.

b) Bajo la responsabilidad que me pudiera corresponder; No acepto, por ningún concepto, dar a luz en otro centro distinto.

La exigencia de las anteriores condiciones no sólo emana de mis propias convicciones sobre la manera en que debe desarrollarse mi parto, sino también de una amplia y fructífera experiencia europea. Estas condiciones están recogidas en legislaciones de países similares al nuestro. En Francia, en el Decreto Ministerial número 83-24, de 1 de Agosto de 1983 (Maternidad); en Italia, en la Ley del Consejo del Lacio, de 14 de Marzo de 1984 (Derechos de la mujer embarazada y del recién nacido).

En el ámbito mundial estas condiciones han sido aprobadas y publicadas por la Organización Mundial de la Salud en la Conferencia Internacional de Fortaleza (Brasil) del 22 al 26 de Abril de 1985 en forma de veintiuna Recomendaciones. En éstas se parte del principio de que toda mujer tiene el derecho fundamental de beneficiarse de una asistencia prenatal adecuada; debiendo la mujer desempeñar un papel esencial en todo lo que concierne a esta asistencia mediante su participación activa en la planificación, la prestación y la evaluación de dicha asistencia.

A mayor abundamiento, aquí en España, estas condiciones exigidas por mi están respaldadas por:

a) La Ley 14/1986, de 25 de Abril, General de Sanidad.

b) Las Recomendaciones del Ministerio de Sanidad emitidas el 6 de Julio de 1989.

c) El Decreto 175/1989, de 18 de Julio, del País Vasco, de La Carta de Derechos y Obligaciones de los pacientes y usuarios.

d) La Ley 6/1995, de 28 de Marzo, de Madrid, de Garantías de los Derechos de la infancia y adolescencia.

e) El Decreto 101/1995, de 18 de Abril, de Andalucía, de Los Derechos de los padres y de los niños en el ámbito sanitario durante el proceso del nacimiento.

f) El Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y la Dignidad del Ser Humano con respecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina, del Consejo de Europa, en vigor en España desde el 1 de Enero de 2000.

Por lo expuesto, basándome en los fundamentos legales precedentes y al amparo de lo dispuesto en el Artículo 68 y concordantes de la vigente Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común,

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License