Rotura Uterina

El riesgo de rotura uterina también existe en caso de optar por una segunda cesárea programada. De hecho, sabes que incluso hay roturas de úteros que no han sufrido cirugía alguna.
Quienes optan por la segunda cesárea, o desconocen ese riesgo o, como dices, deciden ignorarlo.
Mi reflexión es que, después de una cesárea, dado que tanto si optas por un PVDC como si decides una nueva cesárea programada, tienes mayor riesgo que una mujer sin cirugía uterina, entonces digamos que el riesgo de rotura uterina no es a causa del PVDC, sino por la cesárea que alguien te practicó más o menos alegremente. Mmmm… uf, Lola, ¿paja mental, flajelación mental….? Me parece que lo mío es CACAO MENTAL jejeje.
Lo que quiero decir es que estas personas de las que hablas tienen un problema básicamente de miedo a la responsabilidad, de miedo a tomar decisiones… ¿y si se enfrentan a la opinión comúnmente aceptada y les sale mal, por remota que sea esta posibilidad? Cuando, a mi modo de ver, la responsabilidad PVDC/nueva cesárea/rotura uterina no es suya, sino de quien tomó la decisión de practicar la primera cesárea, porque de ahí vinieron estos lodos… ¿me explico o me complico?
BUENO, ABANDONO MIS COGITACIONES Y VOY A LOS DATOS:
TEngo a mano los protocolos canadienses de PVDC, que son una fuente muy rica de información porque se hicieron en 2004 y se han revisado este mismo año, y se basan en la revisión exhaustiva de las publicaciones sobre PVDCs registradas en MEDLINE en los últimos 10 años… unos 120 estudios… Qué diferencia con el protocolo de PVDC de nuestra SEGO, que reseña 26 referencias bibliográficas… En fin, ¿será que nuestros eminentes obstetras tienen poco tiempo de leer? Uy, uy, ya me callo… que luego dicen que ofendemos…
Dicen estos protocolos canadienses (traduzco de la versión en francés):
"En 1991, Rosen y col. llevaron a cabo un metaanálisis a partir de 10 estudios, sobre 4617 mujeres que había sufrido una cesárea e intentado una prueba de trabajo (PDT), en comparación con 3831 mujeres que habían dado a luz por ejecución de una nueva cesárea (ENC). La tasa de ruptura uterina era similar en los dos grupos: PDT (0,18 %), ENC (0,19 %, p = 0,5). No se constató ninguna diferencia entre los grupos PDT y ENC en cuanto a tasas de mortalidad maternal (0,028 % en comparación con 0,024%) o de mortalidad perinatal (0,3 % en comparación con 0,4 %).
En 2000, Mozurkewich y Hutton publicaron un metaanálisis a partir de 15 estudios, sobre 28813 mujeres, repartidas en dos grupos (PDT y ENC) entre 1989 y 1999. En el grupo de PDT se constataron tasas mayores de ruptura uterina (0,39 % frente a 0,16 %) y de mortalidad perinatal (0,58 % frente a 0,28 %). Sin embargo, las tasas de mortalidad materna y los índices bajos de Apgar a los 5 minutos no presentaron ninguna diferencia.
(…) Los datos indican que el riesgo relativo de ruptura uterina, morbilidad materna y mortalidad o grave morbilidad perinatal es mayor en las mujeres que han sufrido una cesárea y realizan un prueba de trabajo de parto, en comparación con la ejecución de una nueva cesárea; sin embargo, el riesgo absoluto es muy bajo.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License